martes, 16 de febrero de 2010

La gallina ciega

1 comentario:

Carolina Hurtado Martínez dijo...

La Gallina Ciega: obra de Francisco de Goya y Lucientes (1789) .Óleo sobre lienzo 41x44cm, conservado en el Museo del Prado.
Se trata de la cuarta serie de cantones que servían como modelo para las manufacturas de la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara (Sevilla) y cuya fin decorativo era adornar el dormitorio de las infantas del Palacio de El Pardo. Esta obra muestra un tema costumbrista dedicado al ocio y las diversiones campestres: las clases altas disfrazadas al modo popular, se hacen pasar por majos y majas y jugando al aire libre a la gallina ciega, juego típico de los pueblos bajos, Goya pretende representar el amor ciego.
Su composición es simétrica, los personajes están representados en forma de óvalo y el centro de la composiciones se localiza en la mujer vestida con rojo, color que capta nuestra mirada. Tiene un estilo galante lleno de vivacidad y colorista con suaves rosas, el blanco puro, amarillo y gris con pinceladas sueltas para dar más minuciosidad y para captar la luz que es representativa ya que ilumina todas las partes del cuadro con mínimos claroscuros.
Goya concentra toda la atención visual en este grupo que juega y muestra gran perfección en captar el movimiento, sobre todo el del grupo del lado derecho que tiene más movimiento que el del lado izquierdo con una figura inmóvil que atraviesa la mirada del espectador , y con el ritmo de las figuras le otorgan mayor intensidad y volumen a los cuerpos permitiendo una tercera dimensión a esta obra, utilizando además la perspectiva aérea ya que en los objetos están más borrosos y azulados según la distancia y la colocación de los personajes permiten mayor amplitud al cuadro.


Carolina Hurtado